Regalo gatos muertos
limpio acequias podridas
Mi padre poeta me miente
me dice que no es verdad
-pero yo lo sé-
al nacer me amputaron las ideas
me entregaron una boca grande
que no dice palabras
un estanque de imitaciones
un corazón a la deriva
no es porque tenga hambre
atragantado
simplemente que flota
leso y atormentado

. Bookmark the permalink.

3 Responses to

  1. e x c e l e n t e
    c r u d o
    h e r m o s o

Yendo por aquel campo, aparecían, de pronto...

Yendo por aquel campo, aparecían, de pronto, esas extrañas
cosas. Las llamaban por allí, virtudes o espíritus. Pero, en
verdad eran la producción de seres tristes, casi inmóviles,
que nunca se salían de su lugar.
Estancias al parecer, del otro mundo, y casi eternas,
porque el viento y la lluvia las lavaban y abrillantaban, cada
vez más. Era de ver aquellas nieves, aquellas cremas,
aquellos hongos purísimos... Esos rocíos, esos huevos,
esos espejos.
Escultura, o pintura, o escritura, nunca vista, pero, fácilmente
descifrable.
Al entreleerla, venía todo el ayer, y se hacía evidente
el porvenir.
Los poetas mayores están allá, donde yo digo.

Marosa di Giorgio-De "Clavel y tenebrario" 1979
-